La residencia habitual en la declaración de la renta